El posicionamiento de marca  en la era de Facebook y Youtube se ha convertido en un desafío permanente. Invertir en contenidos, en estrategias de redes en posicionamiento SEO, son prácticas continuas se los e-commerce que no necesariamente funcionan y los estrategas se preguntan ¿porqué?. En general se trata de saber que el posicionamiento de marca no es un trabajo de algoritmos, requiere elementos humanos muy importantes: creatividad y originalidad.

  • Las marcas que triunfan en el mundo online lo hace porque lograron abrirse un camino en la cultura de la Web.
  • Mas allá que lograr clics, se trata de apostarle a la relevancia cultural.
  • La cultura de masa se construye a través de las redes sociales, y es la cultura de masa quien define las reglas del branding digital

Retos del branding online hoy día

Las redes sociales han servido de agente cohesionador de comunidades que antiguamente se encontraban aisladas por su distancia geográfica, esto implica una nueva relación entre las personas que implica nuevas influencias culturales, creando subculturas.

  • Mas allá que personas el branding online actual conecta subculturas.
  • Mas allá de vender un producto el branding online debe servir para amplificar subculturas.
  • El branding digital promueve ideas más que productos,
  • El branding digital se basa más en las practicas apreciadas por los integrantes de la subcultura del nicho que a las tecnicalidades de la Web.
  • El branding depende de la confianza de los lideres de la subcultura en los mensajes que representan la diversidad de mundos existentes en la web.

La era de Facebook y Youtube

Lo que nos ha enseñado el branding en estas redes es que las grandes marcas no logran posicionarse. Los animadores desconocidos son los favoritos de la gente, incluso si éstos se limitan de comentar un juego como el sueco que llegó a obtener 11 millones de consultas en You Yube, comentando sus experiencias con juegos de video. Se trata de hacer parte de una subcultura y promover sus valores, para ello se debe lograr:

  • Acercarse a los voceros significativos o representativos de ésta subcultura
  • Conocer en detalle sus lenguajes
  • Conocer en detalle sus códigos de conducta.
  • Difundir la ideología de esta subcultura en los contenidos
  • Innovar de manera permanente utilizando los puntos críticos y aspectos de mayor relevancia de la subcultura.

En conclusión los e-commerces que se enfocan en multiplicar redes y contenidos están probablemente desperdiciando los esfuerzos. Se trata mas bien de centrarse en las subculturas de masa que son las que en realidad componen el poder digital.